La llegada de los refugiados

En septiembre de 1936 comienzan a llegar a Arrankudiaga-Zollo numerosos refugiados, de lugares como Gipuzkoa, Nafarroa, Burgos..., cercanos al frente. Iniciada la ofensiva sobre Bizkaia el 31 de marzo de 1937 llegarían también desde otros pueblos de Bizkaia.

Caminos y carreteras se llenaron de refugiados en aquella época (P. Marin. Guregipuzkoa.eus)

Llegó a haber cerca de 100 personas refugiadas, una cantidad considerable para un municipio que entonces contaba con 800 habitantes. Familias enteras fueron acogidas de forma solidaria en locales públicos y algunas casas de vecinos que de forma voluntaria habían respondido al llamamiento realizado desde la Junta de Asistencia social. La mayoría de los alojamientos estaba en las escuelas, donde se disponía de un comedor comunitario.

Diversos documentos de aquella época nos muestran la disponibilidad de todo el pueblo por acoger en sus casas a los numerosos refugiados. Desde las escuelas municipales a la Torre de Zelaiko, incautada a Epalza, hasta las casas más humildes.

EHAH. Acogida de refugiados en Zollo. Noviembre de 1936

 

Rosa Gorostizaga. In memoriam

Habría que destacar el trabajo de Rosa Gorostizaga, perteneciente a Emakume Abertzale Batza, quien organizó y apoyó el traslado y cuidado de numerosos refugiados. De familia adinerada, su coche fue incautado y utilizado para el traslado tanto de los refugiados como de los alimentos a los mismos.

Finalmente tuvo que huir al exilio y sus propiedades terminaron incautadas por los fascistas.

 

 

Crónica sobre la acogida de los refugiados (PDF 188KB)